Mediacenter « »
  • Experimento con 50 años de antigüedad podría explicar el origen de la vida

    22/03/2011 - 18:11

    Stanley Miller
    Stanley Miller

     

    Según la última edición de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), una mezcla de gases, actividad volcánica y algunos relámpagos pudo producir una reacción que a la larga constituiría la base para los primeros elementos de vida en el planeta. Este descubrimiento data de un estudio de 1958 que nunca llegó a publicarse, siendo el hallazgo mérito de investigadores del Scripps Institution of Oceanography, en EEUU.

     

    Los investigadores dirigidos por el Dr. Eric Parker, revelaron que el experimento realizado por el entonces joven científico Stanley Miller simulaba el entorno primitivo de la tierra con una mezcla de agua, sulfuro de hidrógeno, metano, dióxido de carbono y amoníaco, este último para representar descargas eléctricas similares a los relámpagos. El estudio, aunque minucioso, nunca fue más allá, tal vez por insatisfacción y pocos resultados concretos. Miller falleció producto de un paro cardíaco, pero su legado quedó en manos de unos de sus estudiantes más antiguos, Jeffrey Bada, quien recibió la caja con los pequeños tubos de laboratorio metódicamente etiquetados y con buen aspecto de conservación.

     

    Mediante el análisis de rocas antiguas, se ha descubierto que la tierra nunca ha sido rica en gases hidrogenizados como el metano, sulfuro de hidrógeno y el mismo hidrógeno; sin embargo los volcanes sí los contienen, y mezclados con la lluvia de alguna manera pudieron reunirse, generando una concentración adecuada como para uncubar algún otro tipo de elemento. Un ejemplo de aquello son los respiraderos de aguas profundas del océano, en donde existen chimeneas rocosas con agua sobrecalentada y gases con hidrógeno y minerales, escenario proclive para una nueva forma de vida

     

    Eric Parker, en tanto, utilizó las técnicas modernas de análisis químico para finalizar el estudio, comprobando que a pesar de la mínima contaminación existían rastros de aminoácidos con sulfuro, además de aminoácidos con proteínas y sin ellas. Los científicos también analizaron dos meteoritos, cada uno de ellos con vestigios de este mismo elemento encontrados de igual manera en las pruebas de Miller. 

     

    Esto, insinúa que el sulfuro de hidrógeno podría ser el mayor exponente en el desarrollo de la vida en la tierra, sin excluir a los demás planetas en donde el fenómeno ciertamente sí se pudo repetir.

     

    Más información del experimento acá 


     

Bookmark and Share