Mediacenter « »
  • Minecraft, el juego del año

    01/12/2010 - 17:58

     

    Minecraft es el juego del año. Sin anestesia. Aun cuando, realmente su primera versión salió el 2009 y ni siquiera ha llegado a la fase beta de su desarrollo, da lo mismo. Cuando voy a mi PC y abro el acceso directo al mundo de Minecraft, tengo claro que estoy más que frente a una obra maestra, a una historia de triunfo.

     

    Describir a Minecraft es algo complejo, pero en eso radica su gracia. Se trata de un juego donde la libertad de acción es lo único que manda. 

     

    Cada vez que se empieza un nuevo juego, el sistema genera un mundo único completamente al azar. ¿Qué tan grande? Alrededor de 8 veces el tamaño de la superficie de la Tierra. Tu personaje aparece en el medio de este mundo solo. 

     

    El objetivo es simplemente sobrevivir utilizando los recursos que hay en el mundo. De los árboles se saca madera, de las montañas piedras y minerales como carbón, hierro, oro u otros con más propiedades con los que se pueden hacer herramientas para hacer prácticamente de todo.

     

    Desde que compré el juego hace unos meses no ha dejado de sorprenderme. Lo primero que hice fue empezar de cero, y la verdad no duré mucho. Comencé a recolectar materiales pero no sabía como usarlos. Me dediqué a crear un refugio con lo que tenía. No pasó mucho antes de ser atacado en la noche.

     

    Decidí investigar en Internet para encontrar un manual. Así llegué a Minecraftwiki.net, la biblia para todos quienes quieran comenzar con este juego. Allí aprendí cosas tan básicas como que necesitaba unir cuatro planchas de madera para crear una caja de herramientas, con las que podía empezar a hacer hachas, picotas, palas y armas para protegerme de los enemigos.

     

    Sabiendo eso, ya es posible disfrutar de todo el juego. La gracia está en que cada vez pasa algo distinto, porque los ambientes son diferentes. La primera vez intenté hacer una casa de madera. Mala idea, porque fue quemada.

     

    La segunda vez encontré una cueva llena de carbón –recurso fundamental para hacer linternas, por ejemplo- y la exploté hasta que bajé unos 15 niveles y me encontré que la mina era de alguien más. 

     

    En mi tercera oportunidad, en vez de ir a una mina hacia abajo, la hice dentro de una montaña. Excavé tanto que la rompí hasta el otro lado, con tan mala suerte que justo di con un lago. Mi mina se inundó y yo con ella.

     

    La cuarta vez me fue increíble, por primera vez había encontrado oro y mi caverna tenía hasta un carrito para ir más rápido. De pronto me di cuenta que se me había acabado la madera, así que salí a buscarla. Lamentablemente olvidé que el mundo es gigante y nunca pude encontrar mi sitio. En la noche los zombies hicieron lo suyo. 

     

    Como juego de supervivencia, es una experiencia única. Es posible manejas hasta 6 mundos simultáneamente, cada uno con una historia diferente y si te aburren, borrarlos y crear algo totalmente nuevo. Así he pasado horas, ya sea desarrollando técnicas para que cada aventura sea mejor o descubriendo nuevas rutas en una mina cuando estoy a punto de terminar. Más que Minecraft, esto es Minecrack.

     

    Ahora, también es posible olvidarse se la supervivencia y usar Minecraft como una especie de Lego digital. Esto porque el juego también tiene un modo multijugador donde se elimina toda la parte de supervivencia y se enfoca la creación de estructuras. Hay grupos que han hecho reproducciones a escala de la nave Enterprise, montañas rusas y ciudades enteras.

     

    Si bien la estética es completamente opuesta al realismo que se ve en juegos modernos, esa es parte de su encanto (aunque ahora es posible cambiar las texturas con parches especiales). Minecraft es un juego que apuesta a ser todo lo contrario de la tendencia de hoy donde los juegos quieren parecerse cada vez más a las películas si dejar una división clara entre el guión y el área de juego.

     

    Y si, no puedo dejar de ocultar que una de las principales razones por las que quise escoger a Minecraft como juego del año es porque es un juego independiente hecho para PC y no consolas. Y no es que sea un talibán del videojuego –tengo dos consolas en mi casa y dos portátiles que acarreo a todos lados- pero hay que saber reconocer que, aunque sea menos popular, el campo del PC es donde actualmente se da la verdadera innovación en videojuegos.

     

    Se trata sin duda de la revelación del 2010, el año en que se empezó a cobrar por un producto que, estando a media cocción, ya se ve demasiado apetitoso. Una idea que demuestra que con pocos recursos sí es posible crear una idea tan radical y a la vez adictiva. El juego ideal para cerrar una década.

     

    Por Axel Christiansen

Bookmark and Share